Hombre visita a su madre viuda después de 3 años: halla un desastre y oye a hombre toser en otro cuarto.

Arnoldo tenía 33 años y una exitosa carrera en el mundo empresarial. Obtuvo su maestría a los 27 años y, en ese momento, vivía con su madre, Eva. Ella le pidió que no se fuera de casa porque ya estaba envejeciendo y necesitaba ayuda. Sin embargo, él insistió en mudarse para concentrarse en su carrera.

La mujer mayor no se tomó bien la decisión de su hijo y comenzó a hacerle sentir culpable para que se quedara. “No te crie para priorizar el dinero sobre la familia. ¡Quería que fueras diferente! Primero, tu padre me dejó, y ahora mi propio hijo también me abandona”, le dijo.

A Arnoldo le dolió que su madre pensara así de él y decidió cortar lazos con ella de inmediato. Quería trabajar duro para mantenerse a sí mismo y a su futura familia. También quería retribuirle a su mamá lo que hizo por él, y no le gustaba la forma en que ella lo hacía sentir culpable.

“Lamento no ser el hijo que siempre quisiste. Si estás tan decepcionada de mí, te lo haré más fácil. Ya no tienes que lidiar conmigo», le dijo a su progenitora antes de irse.

Desde esa última pelea, Arnoldo nunca volvió a ver a su madre. Nunca la llamó ni le escribió hasta tres años después, cuando necesitaba regresar a casa para buscar algunos documentos.

El hombre condujo cuatro horas hasta su ciudad natal. Cuando llegó a la casa de su madre, se sorprendió al verla en un completo desorden. La casa estaba casi destruida y parecía como si no la hubieran limpiado en años.

Se dirigió a la cocina y vio que todo estaba roto y lleno de polvo. De repente, escuchó a un hombre toser desde la sala de estar. Se sorprendió al ver a su madre acostada en el sofá con un hombre de unos 40 años sentado en la silla junto a ella. El hombre estaba vestido con ropa harapienta y tenía el pelo largo y desordenado.

“¡Mamá! ¿Qué es esto? ¿Quién es este hombre? ¡¿Qué te pasa?!”, dijo Arnoldo alterado, sorprendiendo a su madre y al individuo que estaba con ella. La mujer mayor mantuvo la compostura y simplemente respondió: “Él es Simón. Me ha estado cuidando durante los últimos meses”.

¿Y a esto le llamas ‘cuidar’? Mira este lugar. ¡Es un completo desastre!”, respondió su hijo.

“Escuchó mi débil grito pidiendo ayuda desde la ventana y abrió la puerta. Me vio tirada en el suelo y me dio algo de comer”, explicó.

“¿A dónde se fue todo tu dinero?”, preguntó Arnoldo.

“Las facturas de tus préstamos estudiantiles siguieron llegando y solo se detuvieron el año pasado. Desde entonces solo he tenido suficiente para comprar comestibles simples. Ya no me quedaba más dinero para pagar las facturas”, respondió Eva.

“Los servicios públicos de tu madre fueron cortados, por lo que no hay electricidad ni agua aquí. Hemos estado obteniendo agua de afuera. Le quitarán la casa si no paga sus préstamos”.

“Si hubiera sabido que tenía un hijo, habría insistido en llamarte, pero ella nunca te mencionó”, dijo Simón de repente.

Arnoldo estaba atónito y no podía hablar. Entonces Simón habló de nuevo. “Para ser honesto, si hubiera sabido que ella tenía un hijo lo primero que hubiera hecho habría sido darte una paliza por haber abandonado a tu madre”.

Eva intervino antes de que los dos hombres pudieran decir algo más. “¡Ya basta!”, gritó. “Dijiste que no querías tener nada que ver conmigo, así que no quiero molestarte más. Si hay algo que necesites, tómalo y vete”, le dijo la mujer a su hijo.

En ese momento, Arnoldo cayó de rodillas y lloró. “Mamá”, sollozó. “Lo siento mucho. Lamento que hayas estado viviendo de esta manera”, dijo.

“Fue un error de mi parte asumir que era responsabilidad de mi hijo cuidarme una vez que envejeciera. Nunca debí exigirte eso. No tienes que preocuparte por eso”, le dijo Eva, jalando su brazo para que se levantara.

“Sé que no es mi responsabilidad, pero es algo que debí haber hecho ya sea que me lo pidieras o no. Lo siento, mamá. Tu diste todo para criarme y brindarme comodidades en mi juventud, y aquí estaba yo, viviendo la vida egoístamente”, respondió el hombre.

Después de que hicieron las paces, Arnoldo pagó todas las deudas de su madre y arregló su casa. También ayudó a Simón a encontrar un trabajo en la empresa para la que trabajaba.